Allan Kardec y El Libro de los Espíritus

Las mesas giratorias habían cruzado el Atlántico. El fenómeno llamó la atención de las clases altas y se hicieron comunes las reuniones de sociedad donde se realizaban experimentos y pruebas con las mesas giratorias.

París también vivía la novedad de estos fenómenos. Allí vivía el profesor Rivail cuando oyó hablar de las mesas que no solo giraban, sino que también respondían a las preguntas. Era 1854 cuando su amigo Portier le dijo: “He aquí una cosa extraordinaria; no solamente se hace girar una mesa, magnetizándola, sino que se la hace hablar: se la interroga y ella contesta”. El profesor Rivail contestó: “Esto es otra cuestión; yo creeré en ello cuando lo vea y se me haya probado que una mesa tiene cerebro para pensar, nervios para sentir y que pueda convertirse en sonámbula. Hasta entonces, permitidme que no vea en ello más que un cuento para niños”.

¿Quién era el profesor Rivail?

Hipólito León Denizard Rivail nació en Lyon, Francia, el 3 de octubre de 1804. Su familia era católica. Para completar sus estudios fue a Yverdun, Suiza, al Instituto de Educación Pestalozzi, uno de los más respetados centros de enseñanza de Europa. Realizó estudios de lingüística y hablaba correctamente el inglés, el italiano, el español, el holandés y el alemán. Se convirtió en colaborador y discípulo de Pestalozzi y cuando terminó sus estudios volvió a París y fundó un instituto de enseñanza semejante al de Yverdon. Publicó numerosos libros convirtiéndose en una autoridad en el método educativo de Pestalozzi:

  • Plano propuesto para el mejoramiento de la Instrucción Pública (1828)
  • Curso Práctico y teórico de Aritmética, según el método de Pestalozzi, para uso de los profesores y madres de Familia (1829)
  • Gramática Francesa Clásica (1831)
  • Manual para exámenes de Capacidad; soluciones racionales de preguntas y problemas de Aritmética y Geometría (1846)
  • Catecismo gramatical de la Lengua Francesa (1848)

Aunque el Instituto Técnico Pedagógico del que era director tuvo que cerrar por las deudas del socio de Rivail, su carrera pedagógica continuó. También llevaba la contabilidad de casas comerciales y contaba con el éxito de sus obras didácticas. Como profesor emérito tenía una gran formación y contaba con una sólida y amplia cultura cuando conoció el fenómeno de las mesas giratorias.

 El estudio de las mesas giratorias

El profesor Rivail y su amigo Portier compartían interés por las teorías de Antón Mesmer. Ambos estudiaban su doctrina, llamada mesmerismo o magnetismo animal, que defendía que cada persona dispone de una fuerza de naturaleza magnética, el magnetismo animal, y que las personas sanas pueden donarla a las personas enfermas.

Rivail, tras la charla con su amigo, decide acudir a estas sesiones de mesas giratorias para ver y comprobar lo que ocurre. Rivail acude a la casa de Roger, donde conoce a Pâtier, funcionario público que le habla de los Espíritus y de las respuestas que dan a las preguntas. Luego asiste a las sesiones de la señora Plainemaison: “Allí fue donde por primera vez presencié el fenómeno de las mesas giratorias que saltaban y corrían, y ello en condiciones tales que la duda era imposible”. Conoce allí a la familia Baudin y acude a sus sesiones familiares. “Fue allí donde hice mis primeros estudios sobre Espiritismo”:

“Desde el primer momento me di cuenta de la gravedad de la exploración que iba a emprender; entreví en aquellos fenómenos la clave del problema tan oscuro y controvertido sobre el pasado y el porvenir de la humanidad, la solución de lo que había buscado toda mi vida; en una palabra, comprendí que se trataba de una revolución en las ideas y en las creencias; me era preciso proceder con circunspección y no a la ligera; ser positivista y no idealista, para no dejarme llevar de mis propias ilusiones”.

Lo que el profesor Rivail estudió principalmente fueron las manifestaciones inteligentes. Es decir, más allá de que las mesas se muevan o giren, ¿cómo puede ocurrir que las mesas respondan a las preguntas?¿quién está detrás de esas respuestas? Rivail escribió:

“Si los fenómenos que nos ocupan se hubieran limitado al movimiento de objetos habrían permanecido dentro del dominio de las ciencias físicas. Pero no es así en manera alguna. (…) Pero, ¿hay en realidad, un poder inteligente? Esa es la cuestión. Si ese poder existe, ¿cuál es, de qué naturaleza será y qué origen tiene?”

“La exactitud de las respuestas y su correlación con las preguntas suscitaron el asombro. El misterioso ser que de esta manera respondía, interrogado acerca de su naturaleza declaró que era un Espíritu o genio, se atribuyó un nombre y proporcionó diversas informaciones a su respecto. Es esta una circunstancia muy importante, que hay que subrayar. Nadie imaginó a los Espíritus como un medio para explicar el fenómeno. Hubo de ser el fenómeno mismo el que revelara esa palabra.”

Eran los Espíritus los que estaban detrás de las respuestas de las mesas. Cuando les preguntabas quiénes eran, así lo manifestaban. Al igual que lo habían dicho en la casa de los Post en aquel primer mensaje que recibieron: “We are all your dear friend and relatives”, “Nosotros somos todos vuestros queridos amigos y familiares”. Esto abrió la puerta a una nueva realidad, la realidad espiritual, y permitió poder entrar en contacto y mantener una comunicación con los Espíritus. Ya no están lejos, si no a nuestro lado, y pueden responder a nuestras dudas.

El nacimiento de la psicografía

El sistema de comunicación a través de los golpes de la mesa no era eficaz. Resultaba muy lento y laborioso. La idea  para mejorar el modo de comunicarse vino de los propios Espíritus. Kardec nos lo narra así:

 “Uno de esos seres invisibles dio el consejo de adaptar un lápiz a una cesta u otro objeto. Colocada esta cesta sobre una hoja de papel, es puesta en movimiento por el mismo poder oculto que mueve las mesas. Pero, en vez de un simple movimiento regular, el lápiz traza por sí propio caracteres que forman palabras, frases y discursos enteros, de varias páginas de extensión.”

“La canasta o la tablilla sólo puede ser puesta en movimiento con la influencia de ciertas personas dotadas, a este respecto de un poder especial, a quienes se designa con el nombre de médiums –esto es, “medio”- o intermediarios entre los Espíritus y los hombres”.

Este sistema permitió recibir mensajes con fluidez, pero la verdadera revolución ocurrió cuando se dieron cuenta de que la canasta o la tablilla que usaban tampoco era necesaria, y se comenzó a escribir directamente con la mano:

“Más tarde se reconoció que la cesta y la tablilla sólo constituían, en realidad, un apéndice de la mano, y el médium, tomando directamente el lápiz, se pus a escribir por un impulso involuntario y casi febril. De esta manera las comunicaciones se hicieron más rápidas, más fáciles y más completas, y tal procedimiento es en la actualidad el más utilizado”.

A estos procedimientos se les llamó psicografía, y constituyeron una revolución. Ya no sólo era posible comunicarse, sino que se podían obtener respuestas largas y complejas. De este modo se obtuvieron largos textos, y se han podido obtener a través de los años, numerosos libros que han sido dictados por los Espíritus. Pero, ¿cuál fue el primer libro?

 El primer libro: El Libro de los Espíritus

Varias personas habían reunido cincuenta cuadernos de comunicaciones con los Espíritus obtenidas en sesiones. Eran el señor Carlotti, lingüista; Taillandier, literato, doctor en letras y más tarde miembro de la Academia Francesa; Tiedeman-Manthése, filósofo holandés y primo hermano de la reina de Holanda; Antonio Leandro Sardou, profesor lexicógrafo y autor de varias obras escolares; su hijo Victoriano Sardou, estudiante de medicina, más tarde dramaturgo y miembro de la Academia Francesa y Pedro Pablo Didier, su futuro editor. Estas personas habían reunido cincuenta cuadernos de comunicaciones diversas que era preciso estudiar y catalogar. Le pidieron a Rivail que los analizara y organizara.

“Hasta entonces las sesiones en casa de la familia Baudin no tenían objeto determinado. Yo me propuse hallar en ellas la solución de los problemas que me interesaban desde el punto de la filosofía, de la psicología y la naturaleza del Mundo Invisible. Llegaba a cada sesión con una serie de preguntas preparadas y ordenadas metódicamente, y siempre me eran contestadas con precisión, profundidad y lógica abundante”

En 1856 Rivail asistió a reuniones mediúmnicas que tenían lugar en casa del señor Roustan con la señorita Japhet como médium. Por medio de ella obtuvo comunicaciones interesantes con las que revisaba las anteriores. No quedó del todo satisfecho y siguió consultando con otros médiums. En algunas de las preguntas más complejas llegaron a colaborar hasta 10 médiums.

Cuando concluyó esta revisión, las comunicaciones fueron desarrolladas y completadas, y obtuvo un libro coherente y ordenado, Rivail lo publicó. El libro estaba basado en las preguntas planteadas a los Espíritus, y las respuestas que habían dado, a las que había añadido comentarios y aclaraciones. Rivail utilizó el pseudónimo de Allan Kardec, su nombre de una existencia anterior entre los druidas, porque su nombre ya era conocido por sus publicaciones anteriores.

La obra se tituló El Libro de los Espíritus. Salió a la luz el 18 de abril de 1857, tres años después de su conversación con su amigo Portier sobre las mesas giratorias. Esta primera edición tenía 507 preguntas y se agotó en pocos días, así que se volvió a reeditar, en una versión corregida y aumentada, con las 1018 preguntas actuales. Esta es la obra madre del espiritismo.

Pero no fue la única obra del Alan Kardec, continuó su labor y escribió más obras, que junto con El Libro de los Espírutus, constituyen la base de la enseñanza de los Espíritus.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en curso de iniciación. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s